Primeros Auxilios

HERIDAS INFECTADAS

Datos y recomendaciones

Las heridas abiertas son susceptibles a contaminarse por gérmenes provenientes de la lesión, el aire, los dedos o la ropa. En caso de quedar suciedad o tejido muerto en la herida, la infección puede extenderse y desencadenar una sepsis, o sea, una infección generalizada en todo el cuerpo.

Si luego de 48 horas la herida no ha comenzado a cicatrizar, puede estar infectada. Una herida infectada puede necesitar tratamiento de antibióticos y/o vacunación antitetánica.

El uso de productos antisépticos en las heridas es fundamental para evitar infecciones.

¿Qué hacer ante una herida infectada?

En primer lugar, recomendamos desinfectar la herida con antisépticos eficaces y cubrirla con un apósito esterilizado o una gasa grande y limpia, con un vendaje sobre ella.
En lo posible, sugerimos elevar y sujetar la zona herida con un cabestrillo o vendaje para reducir la inflamación alrededor de la herida.
En caso de que la infección esté avanzada (con signos de fiebre – como sudoración, temblor, sed y aletargamiento), recomendamos llevar a la persona herida a un hospital de forma urgente.

Es importante identificar si una herida está infectada para tratarla correctamente. En caso de estarlo, sus características son:

  • Aumento del dolor y ulceración en la herida.
  • Inflamación, enrojecimiento y sensación de calor alrededor de la lesión.
  • Pus en el interior o secreción de la herida.
  • Inflamación y sensibilidad de los ganglios en la región.

Referencias

Adaptado del Manual de Primeros Auxilios 9° Edición. St. John Ambulance, St. Andrew’s First Aid y la Cruz Roja Británica.
PHX/CCI/0125/16